QUERIDA MAESTRA ESTOY DESMOTIVADO


Querida maestra:

Es cierto que me ve desmotivado en su clase y no sé qué podemos hacer. Las mañanas se me hacen eternas y creo que nuestra relación ya no va a ningún sitio. Sé que se deteriora cada día que pasa y no me llama la atención venir cada día. Hay algo en el ambiente que no acabo de saber nombrar.

[mejorar la actitud]

Es cierto que la educación no está como cuando usted era joven. Ha cambiado todo: el nombre de los cursos, las cosas que tienen que presentar… Pasamos de la metodología de los contenidos a las inteligencias múltiples, se congelan los sueldos, la lucha por la excelencia, la calidad trucada, el bilingüismo inconsciente, etc… Modas docentes que aportan nuevas visiones que, aunque usted no lo crea, avanzan hacia algún sitio.

[apertura de miras]

Reconozco en usted una persona buena, preocupada por mi educación; alguien que me muestra cada día lo preocupada que está porque yo aprenda. Pero también es cierto que no encuentro el puente para pasar donde usted está y lo cierto es que no sé si quiero. Usted se desespera y yo me encierro.

[establecer el vínculo]

Cada mañana recibo su cara seria guillotinando para que su clase no se altere. Cada mañana espero su sonrisa y su broma para abrir mis puertas. Cada mañana deseo que usted sea mi referente. Ojalá la alegría y el humor no lo interpretase como una pérdida hiriente de tiempo.

[utilizar el humor]

La mañana se me hace más larga. No estoy acostumbrado a tener que esperar tantas colas para enseñarle el trabajo. No estoy acostumbrado a esforzarme. No entiendo lo que usted me está pidiendo. En casa, mi madre me da las cosas antes de que las pida. Ojalá tuviera usted ese poder. Nadie me enseñó a comprometerme con mis cosas. Desde que estoy en la escuela sólo obedezco a los adultos. La verdad es que estoy a punto de tirar la toalla.

[enseñarme el esfuerzo] 

Usted tiene fama de exigente; parece que esto es bueno para todos, pero ¿nadie le explicó que la exigencia es directamente proporcional a la aplicación de cariño?. Para que esto funcione a más exigencia: más cariño.

[equilibrar exigencia/cariño]

Manolo, mi amigo mandón, no me escucha. María sale corriendo lejos cada vez que le cuento mis problemas. Mis padres tienen demasiada prisa para hacer cosas para poder llegar con dignidad a la última hora del día. Usted, llena de razones y contenidos, tampoco tiene tiempo de escucharme. ¿Qué puedo hacer?

[escuchar]

La pizarra digital de la que copiamos los ejercicios cada día, ¿no hace nada más? Me encantaría saber buscar cosas en internet; me cuesta trabajo encontrar lo que necesito. La Tablet de mi casa me ofrece miles de posibilidades Jugando en el ordenador, en una hora de juego, subo el personaje, le puedo comprar unas botas mágicas nuevas o puedo cambiarle el peinado. Es muy difícil que pueda sorprenderme su pizarra digital.

[tic y asombro]

El móvil de mi madre habla y le puedes pedir cosas. En casa, me dan el movil para que no de la lata. A mi me encanta, por cierto. Pero cada día existo menos delante de mis padres. Igual llego a acostumbrarme. No sé si esto es bueno o malo. Los adultos no me ven. Saben que estoy pero no saben cómo soy, para qué valgo o qué cosas me gustan… Sobrevivo intentando descifrar qué quieren y cómo ser mirado para existir en ustedes. Ojalá Usted fuera la que dijo: “Me niego a dar clase a alguien que yo no conozco”. (César Bona)

[visibilidad]

15535263556_97c82f140d_zCada día leemos lo que hay que hacer en el libro de texto. Usted explica y nosotros tomamos apuntes. Luego nos pone ejercicios para escribir en nuestra libreta, libreta bien presentada que usted corrige el fin de semana. Hemos aprendido a respetar el silencio que los adultos necesitan para poder dar su clase… poco a poco me han adormecido. Paso 5 horas en clase cada día, me esfuerce o no, atienda o no, aproveche sus enseñanzas o no… mi vida no cambia. Es una rutina. No pasa nada. Sólo importa el silencio y que no moleste al ritmo de la clase. No gano nada. No incorporo nada.  Nos han amansado. Nos han quitado la curiosidad. Nos han secuestrado las ganas de aprender en favor de la disciplina. Recibimos pero ya no producimos. El saber y el conocimiento que usted dice que debería motivarme, no lo hace. Ya que, como Usted dice, no se me mueve nada por dentro. ¿Cómo quieren que esté motivado? “No es el error lo negativo, es la inacción, la inercia lo que hace fracasar al niño” (Jose A. Marina)

[activo/pasivo y superación personal]

Desde pequeño me han dicho lo que tengo que hacer. No he tomado casi ningún decisión. Mis padres seguían dejándome en clase de infantil aterrados por si mostraba alguna mala cara. Ellos se empeñan en que sea feliz siempre. ¿Cómo pueden empeñarse en una cosas que no depende de ellos?. La felicidad está dentro de mi, no fuera. Me ponían y quitaban el babero hasta en 5 años. Cuando necesité que me subiera a la clase durante el primer mes de primero, mi madre lo hizo y mi maestro lo permitió por mi adaptación educativa. Siempre que he necesitado algo he llorado o golpeado. Al final lo tengo. Los adultos hacen lo que quiero aunque he de reconocer que a veces “me juego la vida”.

[síndrome del niño tirano]

Durante esos años me gustó aprender a leer porque era un reto… Pasar de letra me motivaba, me picaba con mis compañeros, era como un juego. Luego me aprendí las tablas y las operaciones. No estuvo muy mal. Pero nunca entendí para qué me iban a servir. Mi madre no me lleva a comprar porque soy muy nervioso. No te cuento cuando aprendí a multiplicar o a dividir por tres decimales… ¿Para qué quiero estas y aquellas operaciones si no es para vivir?

[conocimientos para la vida de 2016]

22098137135_a15c94ed17_n¿Los materiales con los que trabajamos son los mejores? Veo fotos de los libros, recuadros, marcas, títulos y textos en recuadrados amarillos que son los que tengo que memorizar para que me ponga un 5 en la nota.

Algún “lumbreras” de la Junta de Andalucía se le ocurrió que no podemos subrayar los libros porque ya son del colegio. Perfecto para la economía familiar pero ¿cómo aprendo a hacer resúmenes, a hacer esquemas, a memorizar lo eficaz, a sintetizar las ideas, a relacionar conceptos, a desarrollar una explicación, etc..? Con la torpeza de ser principiantes, entiendo que se desespere con nosotros. Harta Usted pondrá el esquema en la pizarra, nosotros lo copiaremos y lo memorizaremos y aquí paz y allí gloria. 

[técnicas de estudio eficaces]

Reconocer la equivocación y aprovecharla es un alarde que ronda la genialidad. Le juro que cuando me equivoco no es una afrenta. Ojalá mis equivocaciones le llegaran como un proceso en el que estoy y no en un final inconcluso.

Esta desidia me hace no concentrarme. Se me escapan detalles que Usted ya explicó ayer. Es la pescadilla que se muerde la cola. Como no lo sé, un error me lleva a otro, y este a otro… y este tiovivo no acaba nunca.

[incorporar el error]

Ojalá pudiera usted divertirse en clase. Es cierto que la letra con sangre entra, pero le aseguro que es una fórmula muy costosa. Me dejo partes de mí en el camino, partes que ya no recupero. Fuera de la escuela todo está diseñado para divertir, es un lenguaje que conozco. Divertir no es igual que no esforzarse. Los deportistas olímpicos se divierten en su deporte y se esfuerzan. No renuncio a divertirme en clase, por eso no paro de chinchar y bromear con mis compañeros.

[divertir]

Creo que me motivaría más si fuera valorado por Usted y los demás. En su clase no hay una organización en la que merezca la pena superarme. No hay ningún mecanismo de valor del otro, de empoderamiento. ¿Cómo andar sin la “zanahoria”? ¿Cómo avanzar sin sueños? ¿Cómo crecer sin levantar la mirada y respirar?

[el valor de mí]
CON EL CARIÑO Y VALOR POR TU TRABAJO
EN EL DESEO DE CRECER JUNTOS Y REFLEXIONAR.
POR LA CERTEZA DE LA RED Y
EL ENCUENTRO EN ESTA PROFESIÓN.
AVENTURA
QUE NOS LLAMÓ UN DÍA Y
NOS HIZO CÓMPLICES
DE LA HISTORIA
DE MILES DE NIÑOS.
KIKE ALONSO

Artículo publicado:
Alonso, Enrique. “LA REVISTA” DOCENCIA ACTIVA número 1, Ed. digital. Granada. 2016 

Guardar

Share