EL DOCENTE ESCONDIDO


el_docente_escondido_3

 

19 de Noviembre de 1957

Querido señor Germain:

Esperé a que se apagara un poco el ruido que me ha rodeado todos estos días antes de hablarle de todo corazón.

He recibido un honor demasiado grande, que no he buscado ni pedido. 

Pero cuando supe la noticia, pensé primero en mi madre y después en usted.

Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto. No es que dé demasiada importancia a un honor de este tipo, pero me ofrece por lo menos la oportunidad de decirle lo que usted ha sido y sigue siendo para mí, y de corroborarle que sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso en ello, continuarán siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido.

 Lo abrazo con todas mis fuerzas.

Albert Camus Carta escrita al recibir el Premio Nobel de Literatura

FUNDAMENTACION DEL PROYECTO

Todos tenemos un ser escondido que convive en nosotros. Un ser escondido que otros pueden ver en cosas que transmitimos, gestos, miradas o formas de comunicarnos.

Nuestro ser escondido cuenta verdades internas que enseñan lo que somos, lo que algunos llaman el “currículum oculto” a mi me gusta llamarlo “mochila”. Allí vive mi ser escondido. Él se enraíza en lo que soy, me recuerda para qué sirvo y ambiciona cosas que, aún sin haberlas conseguido, estoy en el camino para llegar a ellas.

Mi ser escondido responde a la vocación para la que fui llamado. Él me corrobora si mi felicidad es plena o superficial. Él sabe la verdad sobre mi. No me puedo esconder de él porque SOY YO MISMO.

Un ser escondido solo puede comunicarse con OTRO SER ESCONDIDO. Cuando esto sucede se trasvasan ilusiones, miedos, valores, sueños, normas, ética y principios vitales. Se producen con nuestros padres, amigos y guías, éstos te pueden enseñar cosas buenas o malas.

Cuando otro ser escondido está habitando a un MAESTRO que no es GUÍA se producen errores en el intercambio de conocimiento, actitudes y relaciones. Cuando otro ser escondido está habitando a un MAESTRO VOCACIONADO se producen cosas muy curiosas.

  • UN DOCENTE ESCONDIDO VOCACIONADO tiene un efecto multiplicador. Transmite su vocación a otros maestros, despierta la vocación de varias generaciones de futuros docentes. A muy temprana edad supe que quería trabajar en la educación gracias a mi maestro don Diego. Nuestros docentes escondidos firmaron un pacto inconsciente que se me fue mostrando poco a poco.
  • UN DOCENTE ESCONDIDO VOCACIONADO establece conexiones con sus alumnos/as, se nutre del intercambio, va despertando y capacitando las personalidades hacia su propio destino, su propia vocación. Como dice Mounier: “En el principio fue la relación”.
  • UN DOCENTE ESCONDIDO VOCACIONADO valora lo que consigue, pero siempre está inquieto, intentando mejorar, poniendo en tela de juicio lo que hace, lo que sabe y lo que estudia. Está abierto a nuevas ideas y planteamientos.
  • UN DOCENTE ESCONDIDO VOCACIONADO desea llegar a todos sus alumnos, desea que se desarrollen al máximo las potencialidades de sus alumnos/as. Para que esto suceda no deja de investigar.

La realidad es muy desconsoladora, ¿por qué el 80 % de los alumnos/as que vienen a hacer las prácticas a mi aula desarrollan más un rol de cuidadores que de guías?

¿Qué pasó con la vocación? ¿Por qué no tienen ambición por investigar? ¿Por qué no desean formarse constantemente? ¿Por qué no saben cuestionarse lo que hacer?

Por otro lado, ¿dónde se agarran? ¿Dónde amarrar las maromas para no ir a la deriva, lejos del puerto, en medio de la tormenta? ¿Quién los acompaña? ¿La Universidad? ¿Los Profesores de la misma?

Sin duda hay que bajar; hay que buscar dentro. Si te quitan la ropa, las posesiones, tu cuerpo, los roles que desempeñas, tus aciertos y defectos, ¿quién eres? ¿Para qué estás llamado? ¿Cuál es tu objetivo aquí?

Vocación docente. Mi ser escondido me hablaba de vocación. Supe para lo que estaba hecho.

Con el tiempo, aprendí a disfrutar más que cumplir con las programaciones.

Con el tiempo, me parecía más importante parar y escuchar un corazón infantil roto que escribir la siguiente pauta a repetir de la consonante que tocara.

Con el tiempo, descubrí que lo que mis alumnos aprenderían dependía de nuestra relación.

Con el tiempo, supe utilizar el humor y el juego como lenguajes para abrir las mentes y afectos… después, los contenidos se quedaron para siempre.

Buscando el origen del saber, me planteo la siguiente pregunta: “¿quién sabe más de vocación que un maestro/a que haya regalado su vida a sus alumnos/as? ¿Quién me dejó con el recuerdo perpetuo de ser maestro? ¿Quién me llevó sin darme cuenta? ¿Quién me dio mas herramientas para vida? ¿Quién estuvo atento para darme la mirada o el gesto oportuno? ¿Quién me mostró su DOCENTE ESCONDIDO VOCACIONADO?

La respuesta es los MAESTROS/AS JUBILADOS/AS. Lo que ellos saben lo tenemos que trasvasar a los nuevos maestros/as. ¿Por qué no dejar constancia de las enseñanzas de aquello que los hizo fuertes guías para tantos alumnos/as que pasaron por sus aulas?

Este es el motivo de este proyecto documental: Dejar un legado a las nuevas generaciones de docentes que son la esperanza de una sociedad más justa y comprometida con el SER HUMANO.